El hombre, 1981

                                    38 x 46 cm, óleo/ tela

             Esta obra pequeña es una de las más interesantes de Torrent, en ella consigue unir ternura y dolor, literatura y expresión pictórica, estilo personal y depuración de recursos. es una figura emblemática de la sensibilidad de este artista, que se ha convertido en la imagen que ilustra " L'any Torrent" (año Torrent) que le han dedicado el Ayuntamiento de Ciutadella y el Consell Insular de Menorca.
             El cuadro está pintado con los colores fríos de la soledad y la pobreza. El tratamiento a base de líneas débiles muestra la fragilidad del personaje y del incierto espacio en el que vive. La pintura es tan escasa que no llega a cubrir el lienzo en su totalidad y el color es sucio, tronado y desgastado.
              La composición se centra en un hombre de espaldas que se dirige renqueando a un banco de la calle, lo acompaña un árbol en primer término y tres más al fondo casi desdibujados. Con tan pocos elementos Torrent obliga a centrar nuestra atención en este hombre viejo, cojo, contrahecho, pobre, puede que enfermo que la vida ha maltratado, este hombre que arrastra los pies con dificultad hacia un banco de hierro donde nadie le espera, puede que descanse un rato antes de continuar sin rumbo fijo en una ciudad inexistente. Este relato de dureza , beckettiano no tiene la carga de desesperanza y nihilista de los existencialistas, está más próximo a la denuncia tierna y compasiva del Charlot de Charles Chaplin, rescatando la dignidad humana más allá de las condiciones económicas y sociales.