El solitario, 1954

38 x 46 cm, óleo/tela

               Por el estilo de línea de dibujo y por el color utilizado, este Solitario es más próxima a sus obras de las décadas posteriores que Campo sur, del año posterior. La figura principal; este anciano de pantalones apedazados, elegante sombrero y bastón, tiene ya toda la personalidad de los personajes torrentianos; es como un "charlot menorquín", que avanza por un camino sin horizonte, apunto de cerrarse el foco sobre él, para aparecer el conocido "The End".