Cuesta arriba, 1982

33 x 41 cm, óleo/tela

                  Un carro amarillo arrastrado por una bestia con el cuello doblado por el esfuerzo y una figura, débil y humillada por el cansancio de subir una "cuesta arriba" tan pesada. Igual puede ser el regreso del trabajo, como un humilde entierro.
En esta escena, propia del expresionismo ruso o del neorrealismo italiano, Torrent le pone color, el color rojo del dolor y de la carne abierta de la tierra. En primer término, el camino es una línea blanca ascendente y nos informa del nivel de la pendiente y del camino ya recorrido.