Campo y pueblo, 1948

54 x 65 cm, óleo/tela

          Magnífica obra de transición donde se puede apreciar la aproximación desde posiciones impresionistas a nuevas soluciones más próximas a las propuestas de Cezanne de interpretar el color y el espacio. representa una vista del pueblo de Mercadal y es muy interesante compararla con la obra Molino en Mercadal (1968), con la que comparte punto de vista y donde las propuestas son ya más seguras y radicales respecto al color, el dibujo y la armonización. Con todo estas obras de transición son especialmente atractivas; aquí pueden apreciarse las diferencias entre la parte izquierda de la obra, más impresionista en sus recursos, y el juego de luces y "sombras iluminadas" de la parte derecha, que resulta más "constructiva" y la línea y el plano tienen más importancia que el efecto luminoso
           Es necesario destacar de nuevo la magnífica composición de la obra con un juego de diagonales que atraviesan horizontalmente la obra y la importancia de la torre del molino, imponiendo sutilmente  su orden vertical destacado con un sombreado posterior.