Bajo los arcos, 1988

Óleo sobre tela de 41x33 cm

            Esta es una de las obras más sencillas y modernas de Torrent ( puede ser que en la sencillez esté su modernidad ). A los ochenta años llegó a pintar así, con una seguridad y una desenvoltura aplastantes. Un trazo directo de pincel crea los arcos que enmarcan perfectamente las figuras. A pincel seco marca unos tonos de gris y de blanco que refuerzan la profundidad de la escena junto con unos toques de espátula en gris y ocre. Todo muy ágil, justo insinuado, dejando al espectador la sensación sugerida del espacio, casi abstracto. Las dos figuras están también resueltas a base de un par de toques , casi monocromas. Menos es más. Hasta tal punto que a duras penas se distingue que las dos figuras femeninas llevan niños en brazos. Esta doble maternidad que tanto le obsesionó en sus últimos años. ¡ Qué distancia ha recorrido desde aquellos primeros cuadros de "Ses Voltes" obscuros y tristes !