Mi primer cuadro al óleo, 1927

36 x 37 óleo/tela

            Esta pintura representa probablemente un huerto a las afueras de Ciutadella. Es curioso destacar que: mientras que en la obra anterior la leyenda escrita en la parte posterior del cuadro hacía referencia a su primer óleo, en ésta ya la considera un cuadro.
            En esta obra ya se aprecia la maestría para resolver una composición dominada por dos diagonales que se traduce por un gran dinamismo interno. También es apreciable la cualidad técnica en un artista autodidacta que no había podido ver en directo a los impresionistas franceses o catalanes. El dibujo es muy fresco (lejos del estilo retocado y eleclista de las láminas de la Esfera, el paisaje realmente luminoso y bien armonizado con colores cálidos. También podemos descubrir una de sus constantes a la hora de componer, como son los horizontes muy altos y las figuras diminutas para aportar escala al conjunto.
            De esta etapa de formación se conservan una veintena de obras, la mayoría son paisajes y marinas, un par de naturalezas muertas, y algún retrato, todos de pequeño formato.