Mercado de Pollensa, 1947

55 x 46 cm, óleo/tela

           Junto con Enero fueron las dos obras más destacadas de su primera estancia en Mallorca. Testimonios directos de su realización afirman que fue pintada en dos horas y media. Torrent nunca quiso poner precio a este cuadro, considerado por él como una de sus mejores obras.
           Realmente es una pieza magistral por la captación de la atmósfera y la plasmación tan impecable según la técnica impresionista. Mercado de Pollensa se articula en un encuadramiento con tres árboles que definen la obra verticalmente y tres planos horizontales, calzada, gente y edificios que contienen la acción de compradores y vendedores del mercado bajo el ritmo de los paraguas, las pinceladas cortas, facilitan la sensación de movimiento, al mismo tiempo se fusionan unos personajes con otros hasta convertirlos en una multitud, donde sólo destaca un personaje quieto y solitario con un brazalete de duelo, detalle muy característico de aquellos años. Pero por encima de estructura, ritmo y personaje, lo más destacado es como maneja las matizaciones de color, una gama de marrones y grises portentosos y ajustadísima.
           El grupo de pintores pollensinos quedaron impresionados con estas obras por dos motivos: uno, sorprendidos por la cualidad de un pintor absolutamente desconocido, y segundo, porque ninguno de ellos había sabido descubrir en su propia tierra aquellas atmósferas grises y invernales.